19/07/2015

White butterfly bulletHola hermosos hoy es Domingo y como saben es el día de que no se publica..pero puede haber excepciones ;).
para los que no sepan de que hablo
(imagepor favor miren los "dias de publicación del blog" en las imágenes de arribaimage)
imageEste "sistemas" lo uso mas que nada para poner un orden al blog y a mis días, ya que constantemente quiero publicar muchas cosas pero al no saber qué!, termino por no publicar...xc. Asi ya saben algunos días en el blog se publicara mas un poquito de esto que de aquello... imageUn besitoimage

Fic´s "Encontrarnos...aún después"


               




Capítulo 1: “Partida”

-I-

“Puedes cerrar los ojos a las cosas que no quieres ver, pero no puedes cerrar tu corazón a las cosas que no quieres sentir.”


    Aun después de estar frente a ti, no encuentro lógica ante esta aparición momentánea. Es como si desde mi interior emanaran diferentes tipos de emociones, de los cuales llevan a una misma persona; tú. Es curioso que después de tanta espera inservible, te encuentre aquí, mirándome fijamente. Tan absurdo y ridículo como de costumbre, justo como te recordaba.    
  
    Las escenas de esa temporada en la que nos encontrábamos juntos, revuelcan en mis ojos, en reiteradas ocasiones; como cuando mueres. Aun siendo tan pequeños ambos, ya sabíamos lo que deseamos de este mundo. Pero, si tengo que admitir algo, seria: tú. Tú ibas siempre caminando más deprisa, algo de lo cual yo me encontraba muy lejos, a comparación de ti.

    Sabía que en algún momento cumplirías tu promesa, pero después de tantos años sin tener alguna noticia sobre tu paradero, mi esperanza declinaba. Y, a lo único que me aferre fuertemente todo este tiempo, fue a tu recuerdo que se apoderaba de mí, en mis sueños. Si bien fui ingenuo al seguir persiguiendo a una persona que tan solo había conocido por breves momentos. Porque tal y como te fuiste; llegaste.

    Tan breve e instantáneo fue nuestra convivencia en nuestra infancia. Yo quien añoraba superar a mi hermano, y tú, bueno, realmente nunca supe que era en realidad lo que perseguías con entusiasmo. Sin embargo, creí que ese pequeño sueño era el mismo que ambos deseábamos. Fue demasiado crudo el saber que no estarías mas conmigo, jugando a perseguir montañas insuperables.


----- S -----

- Oye naruto - Dije, acercándome un poco al lago donde él se hallaba en cuclillas.- ¿Que tanto miras?

- Ah - Reaccionó sin importarle mucho mi pregunta, sin desviar su mirada.- Nada.

-  Seguro -Me Limité a decir más después de observar su mirada perdida.- Nos vamos.

    Enderece mi espalda después de unos segundos de estar en la misma posición en la que él se encontraba. Intente descifrar su mirada inexpresiva, la cual no era muy típica en su rostro. En realidad hasta cierto punto llegó a ser repugnante, ya que no solía estar acostumbrado a verla en sus facciones. Minutos más tarde reaccionó, pero solamente para levantarse.

    Se devolvió para mirarme, sus ojos se encontraban aún más perdidos y, llenos de lágrimas. A decir verdad, no comprendía cual era la razón de su comportamiento. Era extraño, me hacía sentir impotente sin poder ayudarlo a dejar esa estúpida mirada. Su siguiente movimiento me dejó aún más atónito de lo que ya me encontraba. Llevó sus manos atrás de la nuca, desprendiendo su collar que solía llevar consigo siempre, se acercó lo suficiente a mí; colocándolo alrededor de mi cuello.

- ¿Qué haces naruto? - Le miré incrédulo ante su acción y el, simplemente no dejaba de observar mis ojos, los cuales le seguían de cerca.

- Nada, solo quiero que lo conserves - Musito por lo bajo, dejando caer su rostro, quien aún me sujetaba de los hombros.

- ¿Yo? ¿Pero si es tuyo? - Le pregunté irritado, su actitud ya se tornaba molesta.

- Si, desde este momento te pertenece - Su voz aún persistía esa serenidad, y me estaba volviendo loco. Soltó mis hombros, dejándome en libertad.

- ¿A qué te refieres con eso? Tú amas este collar, tu abuela lo hizo para ti.

    En ese preciso momento deseaba con todas mis ansias, abalanzarme sobre él y golpearlo con todas mis fuerzas, que llevaba reteniendo desde que lo vi mostrándose de esa manera tan poco inusual en él. Pero eran aún más mis ganas de sacarle las palabras para que brotaran de una buena vez.

- Si… lo sé - Afirmó con certeza.- Pero…

    Se detuvo unos segundos para corroborar sus palabras o fue así como yo lo comprendí, lo cual ni se acercó a eso. Me volvió a mirar a los ojos, pero en esta ocasión sus ojos se mostraban tan deplorables y llenos de tristeza. Trague saliva de inmediato.

- Me iré - Dijo al fin.

- Llevo diciendo lo mismo desde hace rato - Mencione deprisa, volteándome para guiarlo. Pero me detuvo sosteniendo mi antebrazo con fuerza.

- No, me iré - Volvió a repetir de nuevo. Pero yo estaba más ocupado sintiendo sus uñas adentrarse a mi piel.

- Si, nos iremos, ahora suéltame, me haces daño - Le lance una mirada fría para que me soltara, pero no ocurrió, siguió sujetando con la misma fuerza que antes.

- ¡No! - Grito exaltado.- No entiendes… yo…

   Tenía razón. No entendía nada hasta este momento, pero era porque él no se expresaba debidamente y, ya era hora para hacerlo.  

- No, no lo entiendo si no me lo dices - Le acabe diciendo ya más molesto.

- Me iré… a vivir lejos de aquí, sasuke - Finalizó abatido.

Me paralice ante su declaración.

- Te… iras - Balbucee estupefacto.

    Sus palabras resonaban con fuerza en mi cabeza, ¿Irse? ¿A dónde? ¿Porque? No lo comprendía, y lo que era peor, no lo podía deglutir ni siquiera asimilar. Ahora todo retornaba sentido para mí, su actitud distante e inexpresiva, su posesión más preciada; el collar. No obstante, el haberlo hecho hablar no me ayudaba ahora, deseaba que esas palabras no hubieran llegado nunca a mis oídos.

- ¿Y qué? Quieres que te haga una fiesta - Dije con agravio, que inútilmente mostraba mi estado.

- No - Susurro, pero pude visualizar como mis palabras lo herían, más de lo que ya se encontraba.- Claro que no.

- ¿Entonces? Si te vas a ir, te vas a ir, no tienes por qué pedir mi consentimiento - Seguí arremetiendo contra su persona, pero era obvio que me estaba carcomiendo la furia por dentro, y solo quería desquitar mi frustración, la cual lo hice con él; sin piedad.

- S-sí, tienes razón, lo lamento - Concluyó, dando la victoria a mi orgullo quisquilloso.  

    Me separe de un tiroteo de su agarre, sentí una pequeña punzada en el sitio donde dejo las marcas de sus uñas, haciendo una mueca de dolor, la que el noto de inmediato. Y, rápido fijó su mirada en ellas, sintiéndose más miserable por lo que pude deducir con tan solo leer su expresión.

- Lo siento, no quise lastimarte - Me dijo, mientras acercaba su mano de nuevo a mi antebrazo, yo por reflejo la aparté enseguida.- Lo siento.

- Deja de tener esa estúpida expresión en tu rostro - Continúe mostrando mi enfado.- Es tan patética.

- Si, en este momento debo parecerte tan irritable, pero sabes que… lo siento no puedo evitarlo, no me quiero ir de aquí - Afirmo lo que yo ya venía deduciendo con antelación, si bien mi enfado era inminente, estaba completamente en lo cierto de que él tampoco deseaba eso; irse.

    Se me hizo un nudo en la garganta tan solo escucharlo decir eso, ¿Cómo podía hacerle esto? Lo único que quería era sentirme bien después de recibir la noticia y, mi modo de hacerlo fue del todo erróneo. Se suponía que era su amigo y lo que él deseaba obtener de mí, no lo consiguió. Más bien fueron piedras lanzadas con ira hacia él.

- Ya se está haciendo noche - Predijo, lo que era cierto, todo eso hizo que se nos fuera el tiempo sin ni siquiera notarlo.

- ¿Cuándo te marchas? - Dije cabizbajo, ignorando su advertencia anterior.

- Mañana, después de la escuela - Dijo sutilmente. Para mí fue otra puñalada más sobre la misma herida.

    Me sentía mareado, algo similar a sentirme asqueado de todo a mí alrededor. Estuve sin hacer algún movimiento, me quede parado en estado de shock, sin poder reaccionar ante lo que se avecinaba después de su anunciante partida. Era como si me arrancaran una parte de mí, y así era, ya que la persona que se hallaba frente a mí, era lo único que podía llamar amigo, porque me aceptaba a pesar de mis actitudes.

- Ya veo - Me limite a musitar después.- Mañana.

- Si, por eso te lo doy - Me indico con su dedo índice, el collar que permanecía alrededor de mi cuello.

- Ah, sí, sobre eso - Lo arrebate de un solo tirón, devolviéndolo. Mi amigo parecía no entender.- Toma, no lo necesito.

    Sus enormes ojos se engrandecieron dejando su sorpresa a la vista, la cual no le importo demostrar ante mí, unas inexplicables punzadas atravesaron sin avisar en mi corazón, siendo seguidas de remordimientos. No podía hallar una respuesta a mi actual comportamiento, o simplemente no quería encontrar una solución a ella.

- ¡Tómalo! - Le grité furioso.- No quiero algo que me haga recordarte.

    El observo mi mano que sostenía con fuerza el collar. Estar ahí pendiente de todo movimiento que yo efectuara me hacía sentir más extraño, pero era su semblante el cual me afectaba más que cualquier otra cosa. Se mantuvo firme en su posición, arrebatándome el objeto de mi mano.

- Sasuke, por favor - Me dijo casi sin aliento, mirando con nostalgia.- Es tuyo ahora, no lo rechaces.

- ¿Y qué gano yo con tenerlo? - Pregunte sarcástico, fulminando con la mirada.

- Mi regreso…- Se limitó a decir, colocándolo de nuevo en mi cuello.

     Todo alrededor se tornaba tan confuso, incluso para mí, no reaccione ante su acción repentina, ya que estaba acostumbrado a su conducta inesperada. De pronto sentí como unas pequeñas gotas resbalaban sobre mis mejillas, ocupando toda mi atención en ellas.

- Por favor…- Mencione sollozante, dejando de ocultar mi dolor.- No me olvides.

- Jamás… Lo prometo, sasuke - Por primera vez sentí un cálido sentimiento proviniendo de él, a la vez que me regalaba una de sus sonrisas, las que con el tiempo dejaron de ser irritantes.

    Dejamos aquel lago por última vez, ya que ahí siempre fue nuestro escape fuera de la realidad, para sumergirnos en nuestros sueños, el cual yo imagina era el mismo, pero no lo había sido. A la mañana siguiente de su partida, lo espere con entusiasmo en el colegio. Esta vez me había implantado el valor, para despedirme de una manera completamente diferente a la que había sido la tarde anterior.

    Me quede sin ánimos al ver que el jamás apareció en la escuela para despedirse nuevamente de todos y, de mí, fue en ese momento que mi sueño ya no se encontraba con alguien más, sino que nunca fue de otra persona, más que mío. La promesa que había efectuado se hallaba rota al igual que mi corazón. Ya que no apareció nunca más ante mis ojos.

- Idiota -

----- S ------


  Después de todos estos años (ocho para ser exactos), aún seguía demostrando ese rostro despreocupante y desbordante de alegría, así es como solía recordarte. Verte ahí parado frente a lo que era mi actual clase de estudios, portando el mismo uniforme que el mío, seguía sin poder asimilar tu regreso. Y eso era decir poco, ya que ni siquiera sabía si aún me recordabas como lo hacía yo.
“Con lo estúpido que eras, dudo mucho que me recuerdes”. Pensé.

     Pero el tiempo se encarga de alejar todo rastro de familiaridad e inclusive también los rastros de nuestra amistad, la que llegó sin previo aviso y, perduró por dos años, y también la cual se esfumó sin previo aviso. Te fuiste así como llegaste a mi vida. Eso fuiste para mí, tan efímero; como todo lo que hubo en mi vida. 

By: Crowley R3aly.


           

      Hola espero que les haya gustado el primer capitulo de este Fic´s, la continuación la colocare cuando tenga otro tiempo libre, ya saben, soy una impuntual y sin vida social (todo gracias a mi trabajo xD pero lo amo aun así) y, por ello lo iré subiendo de a poco.
       Gracias por llegar hasta aquí y, ojala dejen sus image.







wanaree




ღESTE BLOGღ


Es un pequeño blog que se dedica a recolectar contenido de tipo asiatico de diferentes fuentes, y siempre dando creditos a quien corresponda xD-sin mas disfrúta♥♡

●๋•Besitos●๋• [x]